Archivo de la etiqueta: Grandes canciones

El mundo contra mí

  • Vuelvo al ruedo después de meses en donde pasaron muchas cosas, algunas buenas y otras muy tristes, pero que las tomé con una extraña sabiduría positiva. Creo que el que pasó fue uno de los mejores años de mi vida, de los que recuerdo. Uno se siente fuerte y convencido de que eligió el camino correcto, es tiempo de cosechar, dicen… Seguro lo más importante es que voy a tener un hijo en julio, ya hablaremos del tema.
  • La música que uno escucha a los 15 es una frontera de identidad, algo que nos diferencia voluntariamente del otro. Fui a un colegio donde no se escuchaba música, en el sentido de que salvo pocas excepciones, no había curiosidad por la música, por escuchar, por conocer, por investigar. Todo era de un nivel muy chato, uno miraba los discos que había en las casa de mis amigos, si los había, y eran una rara mezcla de eclecticismo conservador (uno de Dire Straits al lado de otro de U2, y seguido uno de Perales). Yo tampoco era muy desenfadado, escuchaba sin problemas el “Ritual de la banana” (Pericos) seguido de Europe (it’ s the final countdown…) y Rick Astley, entre otras cosas. Pero siempre tuve la inquietud, y la tengo, por escuchar cosas nuevas, por saber. Envidio a algunos que a los 15, 16 años ya escucharon de todo y son melómanos severos, yo recién ahora estoy descubriendo a bandas bastante básicas para algunos (Can, Wire).
  • Lo mejor de escuchar música, más allá de los múltiples sentimientos que a uno le puedan generar, es “descubrir” sonidos, canciones, grupos. Hay varios  a los que uno acude como rescate, como pequeños placebos sonoros, estos son algunos. Escucho sugerencias:
  1. Soy o estoy (Café Tacuba – 4 caminos): Cafeta es un grupo a destacar porque tiene una cualidad que es difícil encontrar en otros, su música trasmite buenas intenciones y es fresca, la “frescura” puede ser una cualidad un tanto infame, pero si uno escucha a estos mexicanos se nota que disfrutan lo que hacen, la pasan bien.
  2. Stay free (The Clash- Give’ em enough rope):carta de un amigo a otro que está en la cárcel. Los Clash eran geniales haciendo temas 100 % pop, como éste o Train in vain, y uno no entiende entonces por qué en las fiestas siempre ponen Should I stay or should I go… Djs cobardes.
  3. Rise (Josh Rouse- 1972): Rouse es un grande , me encanta lo que hace y es un perfecto desconocido, si les gusta Jack Johnson o James Blunt, quemen sus discos y escuchen a este tipo. Su música puede parecer cándida, anacrónica, pero roba de muy buenas fuentes y logra muy buenos climas, sobre todo en esta canción.
  4. E.M.P.T.Y (The clientele – Strange geometry): un disco que me puede, no escuché otras cosas, pero éste es de esos discos redondos, sin puntos bajos. Para algunos, el “tono” general de la banda puede ser deprimente, a mí me encanta y hay algunos temas que uno bailaría en una fiesta ideal. La canción tiene momentos sublimes, de esos en los que uno despega, hay unas cuerdas de fondo que arrancan en el 1.48″ y un solo de guitarra muy beatle, que son gloriosos. Ideal para arrancar el día.
  5. Polenta y tumba (Sebastián Zambrana- 8 piezas con ventanas): un disco que recomiendo escuchar entero, un guitarrista, que como dice el título, te abre varias “ventanas” y te permite “ver” tu propia película.Un tipo que se mueve con tranquilidad entre “Las manos de Filippi” y la música “culta”.
  6. Total interferencia (Charly GarcíaPiano Bar): Charly en su mejor momento, con la batería “Phil Collins” al frente y con GIT haciéndole el aguante.Estos temas mid tempo ( como Ojos de videotape, No te animás a despejar),con letras tremendas que pintan toda una época, muestran a García en plenitud y generan cierta nostalgia de un músico que luego se devoró a sí mismo. Una lástima. Necesitamos una letra como”Supehéroes” hoy.
  7. Romance (Leo García): temazo de Leo que redescubrí hace poco. Para cantar y celebrar la vida.
  8. Yo nunca tengo razón (Fantasmagoria): en un mundo ideal uno iría por la calle y la gente cantaría a gritos “acá está todo mal, mal, mal”, un “no-hit” que algún día será reconocido. Fantasmagoría es una banda que no entiendo por qué no la pega, tienen hits de 3 minutos, vestuario, escena rolinga, glamour, hablan a los jóvenes sobre temas “de los jóvenes” (buscar trabajo, enamorarse, mirar el techo, drogarse, ser incomprendido, etc.). Un misterio.
Anuncios

Toda la vida tiene música, hoy

1- From which I came- A Magic world- Eels

La primera vez que supe de Eels fue por una nota en una revista en el 97 , ahí aparecía E, el cantante, un loser de aquellos, uno de los pocos que quedan. E contaba todas y cada una de sus desgracias: padre alcohólico – madre depresiva – hermana suicidada, una linda serie. La música que hacen es triste pero deja algo de luz en el fondo, y eso está bien. La primera vez que le hice escuchar el primer disco de Eels, Beautiful freak, a mi mujer, por entonces novia, le encantó y eso me gustó mucho. Hay gente que no tolera la música melancólica, depresiva, tal vez por el temor a ver afectado su delicado estado mental, ellos se la pierden. Eels es una gran banda y este tema es el que abre su último disco doble. El único video que conseguí de la canción es uno con imágenes de la película Mi vecino Totoro de Hayao Miyazaki, el mismo de El viaje de Chihiro. Si se aburrieron de ver películas de Disney vean a Miyazaki, un distinto.

2- Pet Shop Boys- Being boring

Esta canción me puede, es absolutamente adictiva. En las fiestas de 15 bailábamos a los Pet Shop más grasas y afectados: Domino dancing, Always on my mind, etc. Con Being boring hacen la canción pop perfecta, y aunque tiene un tono melancólico y confesional, es bailable y alegre. El director del video es el fotógrafo Bruce Weber, y no es apto para homofóbicos.

3- Jeff Buckley- Grace

Grace de Jeff Buckley es uno de los discos mejor grabados y poderosos que escuché en mi vida. Apareció en 1994, plena explosión grunge y la banda en el video aparece con el uniforme de ocasión: camisas leñadoras, bermudas y pelo largo, pero me parece que Buckley era otra cosa, su música está más cerca de lo místico, casi religioso. Canta, vocaliza, no susurra, te tira la garganta al pecho.