Muy interesante!

hello-cupcake

A propósito de que el otro día las probé por primera vez ( mucha estética y poco paladar, preciosistas!)  , artículo sobre los cupcakes y su repercusión sociológica, esas tortitas muy vistosas que se venden en locales distinguidos. Aquí.

Anuncios

Cuentos inconclusos…2ª parte

Juan se mira los pies y ve los kilómetros que todavía no recorrió, “cuánto me falta caminar, la pucha”, sus zapatos llevan todavía barro del día anterior, se había ido a la plaza San Martín temprano, siete de la mañana, cruzó los árboles todavía morosos y escuálidos gracias al invierno. Se sentó en un banquito y miró alrededor, por allí pasaba el panadero de la bicicleta, ese que lleva gorrito de lana azul y carga las flautas y miñones en un gran canasto. Juan pensó, “qué lindo trabajo”, salir tempranito a repartir pan, hacer un poquito felices a los niños y a sus padres comiendo ricas tostadas. Por un momento creyó escuchar chicos jugando en las hamacas, pero era sólo el viento pasando por las pocas hojas que quedaban. “Pensándolo bien, el trabajo ideal es el de cartero”, mientras se subía las medias y miraba a lo lejos cómo se despertaban los porteros y salían aferrados  al  Blem y al trapito naranja, dispuestos a acariciar con pasión picaportes y placas de porteros eléctricos, malditos junkies…

Compre grandes obras a muy buen precio!!

subasta_flyer2

HAGA CLICK EN EL BANNER PARA VER EL CATÁLOGO ON LINE Y TODA LA INFORMACIÓN SOBRE LA SUBASTA…

Nos vemos en Morón (cuentos inconclusos)

Juan se pegó a la puerta y escuchó. La situación era bastante ridícula, hace horas que se estaba meando y de pronto pensó en hacer ahí mismo, mearse encima, ya lo había hecho una vez cuando salió de un bar muy borracho, hace tiempo. Llovía y el pis en sus pantalones tuvo el mismo efecto que el agua que caía sin preguntar. ¿Esto realmente me pasó? pensó, ¿me hice encima esa vez?, lo recordaba claramente pero no estaba seguro… Sí, iba caminando por Rodriguez Peña, tenía puesto uno de esos pilotos beige, llovía fuerte, era verano, cuatro de la mañana.
Mientras tanto seguía escuchando.
De pronto oyó algo fuera de lugar, un sonido extraño que le hizo acordar al comienzo de un tema de Pink Floyd, ¿cuál era?, a ver… ¿qué discos de ellos tenía?, el primero con Barrett, otro con los primeros simples, “See Emily play”, ese que tocaba en la guitarra cuando tenía quince, dieciocho años, cuál otro, “The wall”, no…muy obvio, “la obviedad es el alimento de los pacatos” recordó. El de la vaca, ¡ése!, cómo se llamaba, no sé…¿el tema?, ese que empieza con un ruido cotidiano, alguien hablando, una radio, un desayuno. Alan toma el desayuno y se fríe unos huevos, ¿habrá leído algún diario mientras desayunaba?, ¿a dónde habrá ido después?, ¿trabajo, a caminar por ahí, a comprarse un auto nuevo, a visitar a una tía inválida? Cuántas preguntas, mejor escucho, ya se me pasaron las ganas de mear.

Juan vive en una casa grande, todas las mañanas se viste con algo marrón, come semillas y corre hasta un colectivo que siempre va lleno de chinos y de mujeres embarazadas, imposible que encuentre un lugar libre, un día casi lo logra…
Se subió como siempre, puso las moneditas de a una, tardó cuatro minutos en pagar, eran veinticinco monedas de cinco centavos, algunas las tuvo que pasar hasta tres veces. Era fóbico a las monedas chiquitas, sucias, usadas, tenía que sacarselas de encima rápido. Cuando vio aparecer lentamente el boleto sintió un alivio íntimo, se felicitó y siguió adelante, hizo tres pasos y se topó con el paisaje habitual: las cuatro primeras filas ocupadas por mujeres con panza, hizo un cálculo rápido  “5 meses, 3 meses,  8 meses,…mellizos, primeriza…” También miró de reojo a los chinos, ocupaban la fila simple, dueños de supermercados, profesores de kung fu, seguro habían tomado té verde a la mañana, se los veía enérgicos y expectantes, los chinos no suelen andar en colectivo…

CONTINUARÁ

9 de julio

  • Hoy volví a casa luego de tres días fuera con un hijo y un bonsai.
  • El bonsai es un olivo y el niño se llama Simón, nació el día de la independencia, creo que con él justamente me independizo de muchas cosas, crezco un poco más y la vida me confirma una cosa: todo llega.

P1010012

PD: Borré los post referidos a política y demás yerbas: no vale la pena gastar energía en discutir de política y economía con amigos ante semejante monumento de arriba, no?

Zabala y un manual para entender el arte actual

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/6-14000-2009-05-26.html

La foto que se ve es mía, malditos derechos de autor !!

Sobre nuestra incapacidad de decir algo en serio

“Si hay algo que hace que Dostoievsky tenga un valor incalculable para los lectores y escritores americanos es que parece poseer niveles de pasión, convicción y compromiso con cuestiones morales profundas que nosotros- la gente de aquí y de ahora- no nos permitimos o no podemos permitirnos…creo que cualquier escritor-lector americano se verá a sí mismo impelido a pensar muy seriamente en qué es exactamente lo que hace que muchos de los novelistas de nuestro país y nuestra época parezcan tan superficiales y pusilánimes en sus temas, tan moralmente empobrecidos, en comparación con Gogol o Dostoievsky…nos hace preguntarnos por qué parece que en nuestro arte necesitamos distanciarnos mediante la ironía de las convicciones profundas o de las preguntas desesperadas, de forma que los escritores contemporáneos tienen que convertirlas en bromas o bien intentar abordarlas bajo el disfraz de algo como la cita intertextual o la yuxtaposición incongruente, metiendo las cosas realmente urgentes entre asteriscos como parte de alguna floritura multivalente de desfamiliarización o alguna mierda parecida”.

David Foster Wallace en Hablemos de langostas.