Archivo mensual: marzo 2009

Entrevista a Grün

Entrevista que le hice a Gabriel Grün, artista, a propósito de su muestra en Wussmann que se inaugura el martes 31 de marzo, Venezuela 570.

“Soy un preciosista”

Gabriel Grün es un rara avis dentro del mundo de los artistas jóvenes, lejos de la estética trash, de los guiños “modernos” y de cierta exaltación del naif que se ve en muchos de sus coetáneos, Grün pinta como los de antes, y verlo trabajar deja en claro que se toma en serio, y con cierto apostolado, su papel como artista. Su proclama es recuperar el “oficio” de la pintura, en una línea cercana a la pasión que pone un ebanista o un orfebre en sus obras.

En su casa- estudio del Abasto, donde vive junto a la escultora Lorena Guzmán, está trabajando en las últimas obras que formarán parte de la muestra que se inaugura en Wussmann el próximo 31 de marzo. Entre óleos preparados por él a la vieja usanza, un espejo convexo que domina la escena y algunas telas en blanco que esperan su turno con ansiedad, Grün ensaya su próximo paso en esta cruzada por pintar cada vez mejor.

p10101481

Contanos sobre qué va a tratar la muestra en Wussmann…

Estas obras son la última producción que realicé, es un año de trabajo, no tienen un eje en común. Son bastante distintas entre sí, tanto en el tema como en el formato, y en la forma de pintar también. Hay temas mitológicos que están ligados con lo que hacía antes y son recreaciones. Lo que hay en particular es que para esta muestra estoy trabajando en formatos bastante grandes, no de una forma forzada, sino pensando en el espacio de la galería que es imponente, y en donde muchas obras chicas se pueden llegar a perder.

Tu pintura puede tener cierta relación con lo que hace Nahuel Vecino, que también explora en elementos de la pintura clásica, académica, pero él le agrega algún gesto irónico, algún guiño contemporáneo. Vos no utilizás esos recursos…

Sí, pero que no lo haga no quiere decir que me parezca mal o algo por el estilo. Simplemente, muchos otros como Nahuel, que pintan figuración bien, a veces recurren a eso, algunos lo hacen sinceramente, otros lo hacen porque se ven forzados a eso. Tiene que ver con que te dicen “está bien, vos pintás, pero ¿por qué no hacés fotografía, videoarte ?, ¿qué lo justifica?, si pintar es aburrido, es viejo…”  Yo, en lo personal prefiero escaparme de esos recursos porque para mí sería fácil ponerle una campera de cuero a una figura y decir “mirá la contraposición”, pero eso ya se hizo a principios de siglo, todo el mundo que pintaba bien en mayor o menor medida quería demostrar y hacer explícito este juego entre decir “mirá, hice esta pintura pero mirá los 80s, los 90s…”. En los temas recreo situaciones que han sido pintadas miles de veces en la historia del arte, lo que pretendo es, con más o menos energía, continuar la tradición de lo que a mí me gusta y no creo necesario esforzarme en decir “pero vivo en el 2009”…No creo sea necesario subrayarlo todo el tiempo, creo que igual aparece. Hoy el arte contemporáneo tiene una fijación con que lo lindo por sí mismo no vale, tiene que ser otra cosa, tiene que dar un mensaje…

p1010156

¿ Cómo te formás y mejorás tu estilo?, ¿ trabajás de una manera autodidacta?

Sí, hace muchos años que es así, hay un momento en donde de mirar obra uno aprende más que de otras cosas. Cuando vas a un museo, cuando ves obra de alguien que te gusta, aprendés mirando, tratando de imaginarte cómo lo hizo…

Vas probando diferentes técnicas…

Sí, sobre todo en esta muestra hay bastantes diferencias entre cuadro y cuadro, cómo se han construido, los colores, hay paletas distintas.

¿ Con qué modelos trabajás las figuras humanas?

Por lo general son figuras idealizadas a mi manera, porque mucha gente me critica la figuración que tengo, sobre todo la femenina, la ven fea, afeada, no comparte los cánones del cine y las revistas. Me han dicho que odio al cuerpo femenino y ese tipo cosas y es algo que está muy lejos de la realidad… (risas). Las figuras muchas veces están basadas en una intención pictórica, experimentando con el cuerpo, torciéndolo, moviéndolo, tratando de expresar cosas.

p10101592

¿ Qué esperás del espectador ante tu obra?, muchos artistas hablan del otro como “el que completa la obra”, le da un significado…

Sí, escuché muchas veces eso, de diferentes artistas y en diferentes épocas y no lo entiendo. Evidentemente me siento bien cuando alguien ve en mi obra algo que quise poner, o me dice algo que yo no sabía y me gusta el significado que encuentra. O veo que disfruta por algo que ve, o sueña algo esa noche por una imagen que vio. También, como un sistema de autodefensa de las críticas negativas, uno hace como que no le importa demasiado. La verdad es que no me cambia, si gusta bien, y si no yo voy a seguir, mi obra en mi cabeza tiene una lógica propia independiente de cualquier otra cosa. No es una cuestión de soberbia, ni despectiva…si una mala crítica hace que esté deprimido, eso va alterar mi próxima obra, pero no voy a hacer obra para complacer a nadie, es muy peligroso. El primer espectador soy yo y soy el principal, si es para complacer, es para mí primero y ojala le caiga bien a la gente después…

p10101711

Se nota que ves tu obra como un rescate del “oficio” del pintor, una reivindicación de la pintura…

Estoy de acuerdo en verlo como una reivindicación, pero tampoco me interesa salir en la tapa de Art Today y que diga “Grün reivindicó la pintura”, primero porque hay un montón de gente hoy que pinta mucho mejor que yo. Segundo, porque es un tema más personal, yo me acuerdo de chiquito quedándome como loco con una pintura que ni siquiera entendía.Es eso. Cuando yo dibujo, pinto, ¿a dónde quiero llegar?, quiero llegar a eso mismo que me fascinó del principio.El trabajo del pintor, en gran medida, es poder insistir. La fuerza de voluntad es muy importante, uno mismo se exige a que las cosas salgan bien.

Apologías

marihuana…

tapa_revista_thc14

anorexia…

para-ti

El mundo contra mí

  • Vuelvo al ruedo después de meses en donde pasaron muchas cosas, algunas buenas y otras muy tristes, pero que las tomé con una extraña sabiduría positiva. Creo que el que pasó fue uno de los mejores años de mi vida, de los que recuerdo. Uno se siente fuerte y convencido de que eligió el camino correcto, es tiempo de cosechar, dicen… Seguro lo más importante es que voy a tener un hijo en julio, ya hablaremos del tema.
  • La música que uno escucha a los 15 es una frontera de identidad, algo que nos diferencia voluntariamente del otro. Fui a un colegio donde no se escuchaba música, en el sentido de que salvo pocas excepciones, no había curiosidad por la música, por escuchar, por conocer, por investigar. Todo era de un nivel muy chato, uno miraba los discos que había en las casa de mis amigos, si los había, y eran una rara mezcla de eclecticismo conservador (uno de Dire Straits al lado de otro de U2, y seguido uno de Perales). Yo tampoco era muy desenfadado, escuchaba sin problemas el “Ritual de la banana” (Pericos) seguido de Europe (it’ s the final countdown…) y Rick Astley, entre otras cosas. Pero siempre tuve la inquietud, y la tengo, por escuchar cosas nuevas, por saber. Envidio a algunos que a los 15, 16 años ya escucharon de todo y son melómanos severos, yo recién ahora estoy descubriendo a bandas bastante básicas para algunos (Can, Wire).
  • Lo mejor de escuchar música, más allá de los múltiples sentimientos que a uno le puedan generar, es “descubrir” sonidos, canciones, grupos. Hay varios  a los que uno acude como rescate, como pequeños placebos sonoros, estos son algunos. Escucho sugerencias:
  1. Soy o estoy (Café Tacuba – 4 caminos): Cafeta es un grupo a destacar porque tiene una cualidad que es difícil encontrar en otros, su música trasmite buenas intenciones y es fresca, la “frescura” puede ser una cualidad un tanto infame, pero si uno escucha a estos mexicanos se nota que disfrutan lo que hacen, la pasan bien.
  2. Stay free (The Clash- Give’ em enough rope):carta de un amigo a otro que está en la cárcel. Los Clash eran geniales haciendo temas 100 % pop, como éste o Train in vain, y uno no entiende entonces por qué en las fiestas siempre ponen Should I stay or should I go… Djs cobardes.
  3. Rise (Josh Rouse- 1972): Rouse es un grande , me encanta lo que hace y es un perfecto desconocido, si les gusta Jack Johnson o James Blunt, quemen sus discos y escuchen a este tipo. Su música puede parecer cándida, anacrónica, pero roba de muy buenas fuentes y logra muy buenos climas, sobre todo en esta canción.
  4. E.M.P.T.Y (The clientele – Strange geometry): un disco que me puede, no escuché otras cosas, pero éste es de esos discos redondos, sin puntos bajos. Para algunos, el “tono” general de la banda puede ser deprimente, a mí me encanta y hay algunos temas que uno bailaría en una fiesta ideal. La canción tiene momentos sublimes, de esos en los que uno despega, hay unas cuerdas de fondo que arrancan en el 1.48″ y un solo de guitarra muy beatle, que son gloriosos. Ideal para arrancar el día.
  5. Polenta y tumba (Sebastián Zambrana- 8 piezas con ventanas): un disco que recomiendo escuchar entero, un guitarrista, que como dice el título, te abre varias “ventanas” y te permite “ver” tu propia película.Un tipo que se mueve con tranquilidad entre “Las manos de Filippi” y la música “culta”.
  6. Total interferencia (Charly GarcíaPiano Bar): Charly en su mejor momento, con la batería “Phil Collins” al frente y con GIT haciéndole el aguante.Estos temas mid tempo ( como Ojos de videotape, No te animás a despejar),con letras tremendas que pintan toda una época, muestran a García en plenitud y generan cierta nostalgia de un músico que luego se devoró a sí mismo. Una lástima. Necesitamos una letra como”Supehéroes” hoy.
  7. Romance (Leo García): temazo de Leo que redescubrí hace poco. Para cantar y celebrar la vida.
  8. Yo nunca tengo razón (Fantasmagoria): en un mundo ideal uno iría por la calle y la gente cantaría a gritos “acá está todo mal, mal, mal”, un “no-hit” que algún día será reconocido. Fantasmagoría es una banda que no entiendo por qué no la pega, tienen hits de 3 minutos, vestuario, escena rolinga, glamour, hablan a los jóvenes sobre temas “de los jóvenes” (buscar trabajo, enamorarse, mirar el techo, drogarse, ser incomprendido, etc.). Un misterio.

Alguien lo tenía que decir

¿Se animaría Susana Giménez a empuñar, en persona, un fusil para borrar del mapa a algún indeseable y así cumplir, primero que nadie, con su tremebundo apotegma de que “el que mata debe morir”, tan difundido por estos días? ¿Inyectaría Sandro, con sus propias manos, la dosis letal que mandase para el otro lado al primer criminal que se cruzase en su camino?

Pablo Sirvén, desde La Nación, pone un poco de “mesura” a tanta proclama de idiotas funcionales como éste .